La próxima vez que salgas para disfrutar del sol de verano, no olvides traer un par de lentes de sol. La mayoría de las personas saben que los dañinos rayos ultravioleta del sol son perjudiciales para la piel. Pero, ¿Sabía que demasiado sol en los ojos sin protección aumenta el riesgo de enfermedades oculares? Este Verano, el Instituto de Ojos del Dr. Miguel Santiago y la Academia Americana de Oftalmología le recuerda que las gafas de sol son más que una declaración de moda audaz, son una opción de salud inteligente.

La exposición prolongada al sol sin la protección adecuada puede aumentar el riesgo de enfermedades oculares, como cataratas, degeneración macular, crecimientos en los ojos y cáncer ocular. Incluso la exposición a corto plazo puede dañar los ojos. El reflejo del sol en el agua puede causar una quemadura dolorosa en la parte frontal del ojo, llamada fotoqueratitis. Causa enrojecimiento, visión borrosa, sensibilidad a la luz brillante, y en casos raros, incluso pérdida temporal de la visión.

La buena noticia es que la prevención es simple: use lentes de sol que bloqueen entre el 99 y el 100 por ciento de las radiaciones UVA y UVB. Al comprar lentes de sol, los oftalmólogos (médicos que se especializan en la atención ocular médica y quirúrgica) instan al público a elegir la sustancia en lugar del estilo.

6 consejos a la hora de comprar lentes de sol:

  1. Compre por las etiquetas. Lo más importante a tener en cuenta al comprar lentes de sol es un adhesivo o etiqueta que indique que bloquean entre el 99 y el 100 por ciento de la radiación UVA y UVB.
  2. Compre lentes de gran tamaño. Cuanto mayor sea la cobertura de los lentes de sol, menor será el daño causado por el sol en los ojos. Considere la posibilidad de comprar lentes de gran tamaño o de estilo envolvente, que ayudan a reducir los rayos UV que ingresan al ojo por un lado.
  3. No se deje engañar por el color. Si bien los lentes muy oscuros pueden verse “cool”, no necesariamente bloquean más los rayos UV.
  4. Considere su deporte. Algunos lentes de sol vienen con lentes de color ámbar, verde o gris. No bloquean más sol, pero pueden aumentar el contraste, lo que puede ser útil para los atletas que practican deportes como el béisbol o el golf.
  5. Considere lentes polarizados. La polarización reduce el resplandor que sale de las superficies reflectantes como el agua o el pavimento. Esto no ofrece más protección contra el sol, pero puede hacer que actividades como conducir o estar en el agua sean más seguras o placenteras.
  6. ¡No gaste de más! Los lentes de sol no tienen que costar mucho dinero para brindar una protección ocular adecuada. Los menos costosos marcados como 100 por ciento de bloqueo UV pueden ser tan efectivos como las opciones más caras.

Si duda de que sus lentes de sol tienen la protección UV que marca la etiqueta o si son simplemente viejas y desea asegurarse, llévelas a una óptica. Cualquier tienda que tenga un medidor de luz UV puede probar tus lentes de sol.

“Es importante proteger sus ojos durante todo el año, no solo durante el verano”, dijo Dianna Seldomridge, MD, portavoz clínico de la Academia Americana de Oftalmología. “Los dañinos rayos UV están presentes incluso en días nublados. El uso de un sombrero de ala ancha también reduce la exposición. Y no te olvides de los bebés y los niños. También necesitan usar sombreros y lentes de sol.”

Referencia: American Academy of Ophthalmology

Haz tu cita